Qué es el "efecto submarino" y cómo evitarlo para salvar nuestras vidas en un choque frontal

El cinturón de seguridad es considerado por los especialistas como el sistema más efectivo para salvar vidas. Más, incluso, que las bolsas de aire que saltan en un choque. Eso sí: para que cumpla correctamente con su tarea, hay que usarlo bien.

Si el conductor o el acompañante se colocan el cinturón de seguridad de manera holgada; es decir, sin la sujeción recomendada, tienen grandes probabilidades de sufrir el "efecto submarino" ante un impacto frontal. Y eso podría ser de alto riesgo para su integridad física.

Lo que sucede en esta situación es que, por la mala sujeción, se presiona el asiento hacia abajo y el cuerpo del conductor o del acompañante se desliza por debajo de la banda abdominal (observar foto de abajo). Así, crece el riesgo de chocar contra el volante, la plancha de abordo o la parte baja del habitáculo.

Un choque frontal con el cinturón de seguridad holgado puede provocar lesiones en la espalda y la pelvis, rotura del fémur o de la cabeza del fémur, y hemorragias internas graves. Según la fuerza del impacto, podría acabar con la vida de los ocupantes.

Foto: Dirección General del Tráfico de España.
 

 

Un relevamiento realizado en Buenos Aires por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) en 2017 detectó que el 22,8 por ciento de los conductores no se coloca el cinturón de seguridad, como tampoco lo hace el 49,7 por ciento de las personas que viajan en el asiento delantero derecho.

 

Fuente: https://tn.com.ar/